¡Bienvenidos!




Bienvenido a mi blog, espero que disfrutes cada palabra, cada texto y que dejes tu huellita. Disfruta de la vida, que sólo hay una y que pases un buen día :)








Fotografías - Listography - Otro blog












domingo, 1 de agosto de 2010

Sueños que deseamos que se hagan realidad.

Iban de camino a la playa cogidos de la mano, como una parejita más. Aunque en realidad eran algo distintos, otras parejas que habían a su alrededor se estaban insultando, otras estaban pegaditos pegaditos, demasiado empalagosos para su gusto.
A él le gustaba una relación como la que tenía. Que si estaba diez minuto sin estar de la mano de ella, no se muriese, aunque bueno diez minutos sin besarla eso era imposible. Y ella más de lo mismo, aunque a veces hacían retos a ver si duraban sin darse un beso, pero ya digo, de los diez minutos no pasaban. Antes de llegar a la playa se pararon en unos puestos que había, para verlos. Había uno que hacían hmm ¿cómo era? ¡Ah sí! nubes rosas ( les gustaban llamarles así)
¡qué ricas que están! Siguieron viendo puestos y habían de flores, otros de pulseras de maderas, colgantes y anillos, otros de chucherías gigantes, etc.
Livia se quedó en el de las flores mientras Robert se quedó
en el de las chuches (qué glotón que es)
A continuación siguieron viendo puestos hasta llegar a la playa, allí pusieron una mantita para no sentarse encima de la arena y sacaron algunos caprichitos que habían traído de casa.
Pasaron la noche allí y vieron el amanecer, su primer amanecer juntos.
Robert en ese momento estaba feliz, se sentía super bien con Livia de compañía, y ella tenía una sonrisa de oreja a oreja preciosa. Mientras veían el amanecer abrazados Livia con el brazo izquierdo cogió una cosita y se la dio: era una rosa. Robert se quedó boquiabierto, no se lo esperaba y fue a besarla cuando ¡Pum! Robert se despertó, sólo era un sueño, un maldito sueño que desearía que se volviera realidad. Miró para todos los lados para buscarla, a su Livia, a esa mujer que la quería tanto, a su pareja. Pero sólo veía su mesa con el ordenador, su armario, ropa que tenía que recoger y la puerta, esa puerta en la que él tiene la esperanza de que se abra y aparezca alguien diciéndole que le quiere.






(Y ese alguien, es Livia)

8 comentarios:

  1. Jo, odio que se terminen esos sueños :)

    ResponderEliminar
  2. Saludos cordiales.

    ¡Buena cena la de anoche!
    ¿No?

    Atentamente
    Erick

    ResponderEliminar
  3. Esos sueños que aveces son una "realidad" totalmente perfecta.
    Me ha pasado,y realmente quedas toda expectante.
    Un beso y gracias por pasar!

    ResponderEliminar
  4. Me pone de muy mala leche que ocurra eso...gran pena que suele ser a menudo.

    ResponderEliminar
  5. Increible!:)
    Aunque tener esos sueños es algo horrible -___-!
    Ojala llegue ese alguien que le quiera :)

    ResponderEliminar
  6. Saludos cordiales.
    La vida misma.

    La respuesta es la siguiente:

    Cuando se come copiosamente por las noches, el resultado es muchos sueños confusos y resaca al día siguiente.

    Atentamente
    Erick

    ResponderEliminar
  7. Y ojalá que se haga realidad :)) biquiños de boas noites:)))

    ResponderEliminar

¡Dime y cuéntame cositas!